La Divina Voluntad es esencia de Dios, es la Fuente de todos sus Atributos, de su Amor, de su Vida y de sus obras

hijos de Dios¿Qué somos nosotros?

“¡Qué gran amor nos ha tenido el Padre para que seamos llamados hijos de Dios, y lo seamos realmente! La razón por la que el mundo no nos conoce es porque no lo ha conocido a El. Amadísimos, nosotros desde ahora somos hijos de Dios, pero lo que seremos aún no ha sido revelado. Lo que sabemos es que cuando El se manifieste seremos semejantes a El, porque Lo veremos como El es”  (1ª Jn 3,1-3)

¿Qué es lo que anunciaba San Juan diciendo eso?

Que todavía tenía que ser revelada la Divina Voluntad en cuanto vida interior de Jesús, o sea, el “vivir en la Divina Voluntad”, para que sea nuestra vida, siguiendo el ejemplo y la doctrina espiritual de la Sierva de Dios Luisa Piccarreta, mediante la cual en este tiempo histórico ha querido manifestarla.

Entonces, ¿qué es “vivir en la Divina Voluntad”?

Es tener como vida propia la misma Voluntad de Dios, como se conoce mediante los Escritos de Luisa Piccarreta. Esa fue la vida interior de Nuestro Señor Jesucristo y de María Stma., Madre suya y nuestra.

¿Quién es Luisa  Piccarreta?

Luisa PiccarretaLa Sierva de Dios Luisa Piccarreta, “la Pequeña Hija de la Divina Voluntad”, es la criatura que el Señor ha escogido para dar comienzo en ella al cumplimiento de su ideal, de su Decreto eterno, y para hacer que se conozca en la Iglesia y en el mundo entero: que su Querer Divino sea en el hombre lo que es en Dios: su Vida, su Felicidad, la Fuente de la que brotan todas sus obras. 

Luisa nació en Corato (Bari, Italia) el 23 de Abril de 1865; allí vivió siempre y allí murió el 4 de Marzo de 1947. La gente la recuerda todavía como “Luisa la Santa”. Su Causa de beatificación fue abierta en 1994. Muchos son sus testigos (entre ellos muchos sacerdotes y obispos, un cardenal e incluso un santo canonizado, San Anibal Maria Di Francia, que la trató durante 17 años, siendo el censor eclesiástico de sus escritos).

En pocas palabras, ¿cuál es el mensaje de Luisa?

Luisa puede decir las palabras del Señor: «Mi doctrina no es mía, sino de Aquel que me ha enviado. El que quiera hacer Su Voluntad, reconocerá si esta doctrina viene de Dios, o si Yo hablo por mi cuenta» (Jn 7,16-17). Y también estas otras que Jesús dijo a la samaritana: «Si tú conocieras el don de Dios y quién es el que te dice: “Dame de beber”, tú misma le habrías pedido y El te hubiera dado agua viva».   (Juan 4,10). 

el rostro de Jesús¿Y cuál es el don de Dios? No es un don cualquiera, no es ni siquiera una cosa espiritual, sino su misma Voluntad Divina omnipotente, eterna, santísima. Cumplir los Mandamientos, hacer lo que Dios quiere, aceptar resignados y con paz lo que Dios permite o dispone, todo eso es necesario para salvarnos, pero es demasiado poco para su Amor.

Un canto popular dice: “Dios se hizo como nosotros – para hacernos como El”. Dios quiere que seamos como El, a Su semejanza. Dios quiere que vivamos con El en perfecta comunión de vida, que podamos decir las mismas palabras de Jesús al Padre: «Todo lo mío es tuyo y todo lo tuyo es mío» (Jn 17,10).

Dios quiere que amemos, que Lo amemos con su mismo Amor, para que no sea desproporcionada e injusta nuestra correspondencia de amor. Por eso, sabiendo Dios que nuestro “corazón” (nuestra voluntad) por sí solo no es capaz de amar de un modo divino, digno de Dios, ahora nos ofrece el don de su mismo “Corazón”, de su adorable Voluntad, el “Corazón” de las Tres Divinas Personas, para que vivamos con Ellos su Vida, tomemos parte en sus obras, amemos como Ellos aman.

Ahora el Señor te está diciendo: 

hijo de Dios

Ahora el Señor te está diciendo: 

Ahora el Señor te está diciendo: 

el don de laDivinaVoluntad

leermas

Pequeño Catecismo

“Pequeño Catecismo sobre la Divina Voluntad” de Padre Pablo Martín Sanguiao

Facebook
Consagración a Dios con María
Tarjeta con oración
Sangre de Jesús